Canal Siete
jueves 30 de mayo
Mayor Buratovich

Un bahiense, su hijo, su pareja y un amigo condenados por explotación sexual de mujeres

En el marco de un juicio abreviado, un bahiense, su hijo, su pareja y un amigo fueron condenados por la Justicia Federal acusados de explotar sexual y económicamente a mujeres en un “confitería” de Mayor Buratovich

Las condenas recayeron sobre Héctor Luis Toto PENA de CINCO (5)AÑOS DE PRISIÓN, por explotación económica del ejercicio de la prostitución, en calidad de autor, como cometido desde fecha incierta pero anterior al 11 de diciembre de 2013 y hasta el 14 de abril de 2015; Griselda Correa Gonzáles 2 años y 6 meses de ejecución condicional por el delito de explotación económica del ejercicio de la prostitución, en calidad de partícipe secundaria, La misma pena y condición para Carlos Mercere; y para Maximiliano Héctor TOTO (hijo del primero)la PENA de TRES (3)AÑOS DE PRISIÓN DE EJECUCIÓN CONDICIONAL, por el delito de explotación económica del ejercicio de la prostitución, en calidad de partícipe secundario.

Según la causa quedó acreditado que “desde una fecha incierta, pero anterior a la denuncia que dio origen a estas actuaciones (día 11/12/13), hasta por lo menos la mudanza del lugar de explotación (aprox. 14/4/15), en el local “Ellas y ellos” de calle 27 de abril Nº 1380, Mayor Buratovich, y luego en el camino ubicado en ruta nacional Nº 3, entre los km. 805 y 806, local donde funcionaba un “boliche de campo/pool”, el imputado Héctor Toto explotó económicamente el ejercicio de la prostitución de distintas mujeres (aproximadamente 16), mediando consentimiento por parte de las mismas, consiguiendo y dirigiendo a las mujeres que serían explotadas, facilitándoles el traslado hasta este último lugar y administrando el dinero que cada uno ganaría por el ejercicio de la prostitución. Para tal tarea, contó con los aportes que realizaron rotativamente los Sres. Maximiliano Toto, Carlos Mercere y la Sra. Griselda Correa González, participando así de la explotación”

El inicio de la causa penal a partir del formulario de denunciad recibido en la Fiscalía Federal Nro. 1, donde consta que el día 11 de diciembre de 2013 se comunicó a la línea 145 del Programa de Rescate una persona que no quiso brindar sus datos personales a fin de denunciar el funcionamiento de un local nocturno, ubicado en la calle 27de abril Nº 1380 en la localidad de Mayor Buratovich, provincia de Buenos Aires, y que, según el denunciante, estaba habilitado como una confitería donde había alrededor de dieciséis mujeres de nacionalidad paraguaya que estaban siendo explotadas sexualmente.

El lugar funcionaba desde el 7 de diciembre de 2013 con el nombre “Ellas y ellos”, pintado por fuera de color rojo y negro y contando con dos patovicas en la entrada vigilando el ingreso. La denunciante refirió que el lugar funcionaba en horarios nocturnos, algunos días de semana y todos los fines de semana, llegando las mujeres a la medianoche en una combi de color blanca y naranja, que más tarde volvía a buscarlas.

El juez de instrucción ordenó la intervención del número de telefonía celular utilizado por Héctor Toto. Cabe destacar que la investigación se centró durante un gran periodo de tiempo exclusivamente en las conversaciones telefónicas

Se determinó que fue él (Toto) quien centralizaba la explotación regenteando el boliche, manteniendo contacto fluido con las mujeres, ofreciéndoles trabajo en los boliches de su propiedad, estableciendo los contactos a través de otras mujeres prostituidas, percibiendo el 50% de la recaudación

Asimismo, pudo constatarse que su hijo Maximiliano Toto trasladaba a las mujeres víctimas desde Bahía Blanca hasta Pedro Luro, dejándolas en el local y retirándolas más tarde para trasladarlas nuevamente hacia esta ciudad. Por otra parte, de las conversaciones surgidas del abonado de telefonía celular de Héctor Toto también pudo establecerse que junto a él y su hijo cooperaban otras dos personas, ya que cuando él no se encontraba en el local quien se quedaba a cargo de la barra y le informaba sobre la cantidad de pases y copas realizados durante la noche y cuánto dinero se había recaudado era Carlos Alberto Mercere. También pudo constatarse que la pareja de Héctor Toto, Gricelda Correa, participaba de manera pasiva en la actividad, manteniendo contacto con algunas de las mujeres, coordinando sus traslados y comprando las cajas de profilácticos y bebidas alcohólicas

Los cuatro deberán someterse a reglas de conducta como fijar domicilio, no consumir estupefacientes, y en el caso del “dueño de confitería” (Hector Toto) realizar trabajos no remunerados en favor del Estado o de instituciones de bien público, fuera de sus horarios habituales de trabajo, en razón de dos horas semanales por el término de dos años.

Participá de nuestra comunidad
Todavía no leíste
Últimas noticias

Los comentarios publicados en canalsiete.com.ar podrán ser reproducidos total o parcialmente en la pantalla de TV, como así también las imágenes de sus autores.