Condenado y en los controles médicos: el malestar de familiares de víctimas

Marina Irazoqui, es hija de Mónica García Suárez, la mujer que falleció a causa de contagio de hepatitis C en la clínica ubicada en Gorriti 371 en 2012. Desde su lugar, contó en Canal Siete su indignación y dolor frente a la designación de Casalini como coordinador de los controles sanitarios. “Mi familia y yo sentimos que nos tomaron el pelo. Y él encima tiene la caradurez de salir en cámara”, manifestó.Además resaltó que es conocido por todo lo sucedido en 2012, destacando que “tanto el Municipio como el Colegio de Médicos conocen de su condena, y el que no lo sabe es de ignorante”. 

Como familia esperan que a partir de la polémica que generó la noticia, la justicia actúe más rápido y finalmente la Cámara resuelva y deje firme la condena. 

Casalini fue condenado a seis años de prisión y una inhabilitación para ejercer la medicina de 16 años. El abogado del profesional apeló la decisión del Juez Correccional Gabriel Rojas, por lo que el fallo no está firme. Ahora la Sala 1 de la Cámara de Apelaciones de Bahía Blanca debe decidir sobre el futuro del médico. Si ratifica el fallo podría quedar detenido.

Los hechos sucedieron los días 5 y 10 de septiembre de 2012. Todos los pacientes afectados fueron atendidos con el mismo gastroenterólogo y anestesista y con idéntico mecanismo de sedación, aunque realizaron diferentes tipos de endoscopías.

 

Dejá tu comentario

Más sobre Covid-19

Últimas noticias

Todavía no leiste

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp