14°C
Scattered clouds
jueves 1 de diciembre
Graciela González Prieto

"En dos años se incrementó un 40% la cantidad de pacientes en el Municipal. Para las cirugías de vesícula tenemos mil personas en lista de espera"

La pandemia y la crisis económica pusieron en evidencia algunas de las dificultades que tiene el sistema público de salud en la Argentina y Puntualmente en nuestra ciudad. En los últimos dos años se incrementó entre un 30 o 40 % la cantidad de pacientes que se atienen en el Hospital Municipal. Muchos de ellos debieron concurrir al Leónidas lucero cuando perdieron la cobertura médica. Para algunas patologías hay 4 meses de demora para concretar una intervención quirúrgica. A esto hay que sumarle que la crisis en el área de pediatría del Hospital Penna hizo que se duplicaran las atenciones en el Hospital Municipal.

En Siete Mundo Especial, la vocera del Hospital Municipal, Graciela González Prieto remarcó cómo fue incrementándose la exigencia a partir de 2020. “Desde la pandemia (la situación fue) agravándose y exigiéndonos a los hospitales públicos mucho más de lo que nos exigían antes. Eso tiene que ver, obviamente, con algo que todos sabemos, que es con la situación socioeconómica del país. Cada vez hay menos gente con cobertura social, entonces recurren a los hospitales públicos. Y además la crisis financiera de los efectores privados que hace que ellos tengan la posibilidad de hacer selección sobre algunas las obras sociales a recibir, que son aquellas que tienen un pago más actualizado. Y por eso a nosotros nos complica un poco. Nosotros como hospital público municipal y ser un hospital de gestión descentralizada podemos recibir también pacientes mutualizados pero llegamos a un punto en el que no tenemos capacidad porque siempre priorizamos al paciente carenciado. Y tenemos un techo de recepción”.

Esto se refleja en la demora para poder concretar muchas operaciones que no revisten urgencia. A veces la espera puede llegar a los 4 meses.

“Notamos un incremento importante en el número de internaciones, en el número de consultas ambulatorias. Tenemos listas de espera de algunas cirugías, que no son las urgentes, por ejemplo, las cirugías de vesícula que debemos tener una lista de espera cercana a los mil pacientes. A pesar de que los cirujanos trabajan en los sábados también para para poder hacer que esa lista vaya disminuyendo”.

El impacto de la Pandemia. “la cantidad de personas que se asisten en el Hospital Municipal se incrementó alrededor de un 30 un 40 % en estos dos años. Entre el 20 y el 21 atendimos más del 67% de los enfermos de Covid de la ciudad y tuvimos en esos dos años internados en los servicios de pediatría terapia pediátrica clínica médica y terapia intensiva de adultos casi 1400 pacientes”.

El impacto de la crisis en el Penna. “La crisis en pediatría (del Hospital Penna) hace que se haya duplicado la consulta en la Guardia (del Hospital Municipal). Impacta en que la gente tiene que esperar más tiempo. Afortunadamente no nos faltan pediatras. No hemos cubierto los cargos de residencia en pediatría pero sí tenemos cubiertos los cargos de guardia. El municipio, junto con el hospital, ha hecho un esfuerzo significativo en lo económico para mejorar los sueldos de estos profesionales y también del resto de los médicos de guardia”.

Nuevos médicos. “Se ha producido un cambio generacional. El médico joven no quiere hacer guardias que lo estresen demasiado. Buscan especialidades que sean mejor remuneradas y que no implique tener que hacer guardias. Por eso en algunos en muchos lugares de Argentina hay dificultades para cubrir guardias de terapia, de emergencias. Pero uno también ve esa contradicción. Nosotros hemos tratado de mejorar nuestros sueldos y nuestras formas de trabajo. En  nuestro hospital no existen las guardias de 24 horas desde hace mucho el tiempo. No hay un solo médico, ni siquiera en la terapia intensiva. Siempre hay dos, con algún refuerzo.

Desde la facultad de ciencias médicas de la Universidad Nacional del sur regresan anualmente 60 médicos nuevos. Eso cubre las necesidades de la ciudad, indudablemente. Lo que tal vez habría que replantear es una reformulación un poco más extensa y complicada del sistema de salud de Argentina. Creo que la pandemia demostró que eso es imprescindible hacerlo. También empezar a tener un poco más de control sobre cuáles son las especialidades que se necesitan en Bahía y en la región. Para orientarlos a que elijan esas especialidades. Lo mismo debiera hacerse en cualquier otra Facultad de Medicina, si no todo el mundo quiere ser dermatólogo, oftalmólogo… aquellas que no tienen Guardia y que tienen una remuneración muy alta”.

Salarios. “Obviamente (el personal de salud) está mal remunerado, pero estamos todos mal remunerados. Entonces también debemos ser cautos en eso los médicos. Creo que debemos ser cautos y respetuosos cuando decimos algunas cosas en los reclamos. Yo creo que un médico en Bahía blanca no puede salir a decir que gana por debajo de la línea de la pobreza. Sería una falta de respeto para la gente que nos va a buscar como efectores públicos, que llega -tal vez- con el resto de salud que le queda y a veces caminando con el último peso a golpear la puerta del hospital para ser atendido, que nosotros ganamos por debajo de la línea de la pobreza. Creo que eso no lo debemos decir”.

Graciela González Prieto en Siete Mundo Especial
Participá de nuestra comunidad
Todavía no leíste
Últimas noticias

Los comentarios publicados en canalsiete.com.ar podrán ser reproducidos total o parcialmente en la pantalla de TV, como así también las imágenes de sus autores.