Eva de Dominici pidió disculpas por su foto “bronceada”

Eva de Dominici mostró su pancita de nueve meses en la tapa de la revista GENTE, pero la noticia de la dulce espera pasó a segundo plano por la foto que acompañó la entrevista: allí la actriz aparece con un bronceado extremo y en las redes surgieron términos como apropiación cultural, blackface (maquillarse para representar a una persona de raza negra) y blackfishing (término que se emplea para describir a alguien que finge ser negro), todas problemáticas que la comunidad afroamericana enfrenta desde hace décadas.

En un móvil con Intrusos desde Los Ángeles, donde está instalada junto a su pareja, Eduardo Cruz, la actriz minimizó el debate y aclaró que aunque las fotos originales no tenían ese color, no está disconforme con la publicación ni enojada. Todo lo contrario.

“Estoy supercontenta con la tapa porque es parte de la campaña de una marca de bikinis que estoy lanzando. Pero si hay alguien que se siente herido y ofendido soy la primera en salir a pedir disculpas porque por más que no haya intención, siempre hay que pedir disculpas por respeto”, comenzó Eva.

Después aclaró que la decisión estética del bronceado en la campaña fue de ella y de su hermana, Candela, aunque fueron retocadas digitalmente antes de llegar a GENTE. “Las fotos originales no son así. Para la impresión se cambiaron los colores y está un poco más saturada, pero ni la revista ni nadie tuvo la intención de querer lucrar con la apropiación cultural. No voy a matar a GENTE por un color que puede haber salido diferente, pero denme una chance y esperen a ver la campaña”, resumió.

Eva también contó detalles del backstage de la elección de la foto, en la que se la ve muy sensual en bikini, una escena diferente al típico anuncio de embarazo. Según dijo, junto a Eduardo resolvieron elegir una que la representara tal como es. “Yo elegí no salir agarrándome la panza, y Edu me dijo ‘salí sexy como sos vos, ¿qué tiene que ver que estés embarazada?, ¿por qué de repente tenés que salir con una imagen angelical?'”.

El niño en camino, que todavía no tiene nombre definido, nacerá en Estados Unidos, pero la actriz no sabe cuál será el futuro de la familia. “Edu vive acá hace mucho tiempo, yo estoy yendo y viniendo, pero tampoco pensamos en Los Ángeles como algo definitivo, y yo soy muy de dejarme llevar”.

La misma filosofía la aplica al concepto del casamiento. Puede ser que se dé, como puede ser que no. No tienen apuros, hoy su prioridad es la ma/paternidad. “Casarnos por Iglesia no sería una opción porque no creemos en la religión, pero hemos hablado de eso, algo en joda, pero si va todo bien y en cinco años estamos bárbaros y nuestro hijo puede disfrutar de un casamiento, puede ser algo lindo celebrar el amor“.

 

+ sobre este tema


Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp