La Selección Argentina de básquet ya está en la final del Mundial en China. Con un glorioso triunfo, por 80 a 66, dejó a Francia en el camino y se aseguró una medalla.

El equipo del Oveja Hernández está en su mejor momento. Luego de obtener el oro en los Juegos Panamericanos por segunda vez, va por más y ahora busca el título mayor. Galardón que se obtuvo por última vez hace 69 años. 

Los argentinos emprendieron este camino competitivo con humildad. Desde el minuto uno aseguraron que estas competencias internacionales les serviría para medirse como equipo y conocerse más, evaluando su proceso con la nueva camada de figuras. Sin embargo, Scola afirmaba que la calidad de los jugadores, su grupal e individual, nos ilusionaba con más.

Y así fue. Con un Campazzo imparable y las excelentes actuaciones de  Garino, Deck, Laprovittola,  Delía y el intocable Scola, Argentina golpeó a las potencias y emocionó a todos. 

Ahora aguarda al compromiso más esperado. Se enfrentará a España el próximo domingo 15 a las 9hs.

Mientras tanto, siguen los festejos.