Los efectos de la pandemia: nadie sabe cómo será volver a bailar en los boliches

La industria de la diversión nocturna es una de las más afectadas por la cuarentena obligatoria por el coronavirus que más de 60 días ininterrumpidos.

La pandemia puede ser devastadora para un rubro que, como los recitales, el fútbol y otros espectáculos masivos, se sustenta culturalmente en la idea del contacto cercano entre personas. En Bahía la situación ya preocupa a los dueños de los boliches.

Las boletas de luz y agua siguen llegando, pese a la nula utilización de los salones. Y, según apuntan, la actividad ya venía golpeada.

El sector logró sobreponerse a varias crisis, incluso la de la Gripe A de 2009. Pero esto no tiene antecedentes mundiales.

Los pronósticos más optimistas descuentan que los boliches no funcionarán hasta noviembre.

Rodrigo Catini, del boliche Rosini; Ruben Segu, apoderado del Club Universitario y Mariano Bonacorsi, dueño de Pajas Bravas analizaron la dificil situación.


+ sobre este tema


Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp