Los escalofriantes detalles del crimen de Sheila en San Miguel

Después de cuatro días de búsqueda, el cuerpo de Sheila Alejandra Ayala fue encontrado desnudo y entre la basura, a pocos metros de su casa en el barrio Villa Trujui de la localidad bonaerense de San Miguel. Sus tíos confesaron el crimen a la policía y ahora investigan si la mataron para ocultar un abuso sexual.

El final del misterio por la desaparición de la nena de 10 años dejó al descubierto también la serie de indicios macabros que, en las últimas horas, acorraló a Leonela Ayala y a su pareja, Fabián, hasta el punto de quebrarlos. “Tomamos alcohol y drogas y no sabemos qué pasó“, reconocieron ante la policía. Habían quedado en el centro de las sospechas.

Los perros rastreadores de la policía resultaron ser una de las piezas clave de la investigación. Ellos fueron los que marcaron este jueves la medianera donde estaba el cuerpo de Sheila, desnudo y envuelto en una bolsa negra. Sin embargo, no fue ese el lugar en donde estuvo durante los cuatro días que duró su búsqueda.

El lugar donde encontraron el cuerpo, un hueco entre dos paredes.
El lugar donde encontraron el cuerpo, un hueco entre dos paredes.

El testimonio de un nene, vecino del departamento de los detenidos, había advertido antes sobre un olor muy fuerte. La resistencia de la pareja para dejar ingresar a la policía fue otro detalle que no pasó desapercibido y, una vez en el interior de la vivienda, la cantidad inusual de moscas que sobrevolaban una cama terminó de cerrar el círculo: en ese lugar hubo restos orgánicos.

Sobre ese colchón había bolsas, iguales a la que usaron para descartar el cuerpo de la víctima, cintas y un muñeco de “Hello Kitty”. Estos elementos abrieron una nueva teoría: Sheila pudo haber estado ahí mientras todos la buscaban, incluídos sus tíos que ahora están detenidos por el crimen.

Un colchón, bolsas y un muñeco de “Hello Kitty”: lo que secuestraron en el departamento de los tíos de Sheila.
Un colchón, bolsas y un muñeco de “Hello Kitty”: lo que secuestraron en el departamento de los tíos de Sheila.

Los investigadores creen que cuando ya no pudieron “aguantar” más el cuerpo, lo tiraron por el balcón a un hueco entre dos paredes en construcción que están justo debajo del departamento, donde los vecinos suelen dejar la basura.

Dentro de la bolsa de nylon donde encontraron a Sheila desnuda, estaba además la ropa que usaba el día que desapareció: una remera fucsia, una bombacha blanca y una sandalia marrón.

Los resultados preliminares de la autopsia determinaron que murió por estrangulamiento. “Fue ahorcada con una sábana con dibujos infantiles”, detalló el informe de los forenses.

Fuente: tn.com.ar

+ sobre este tema


Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp