Canal Siete
jueves 18 de julio
Bien argentino

Las comidas del 9 de Julio: tradicionales, dulces y saladas, para disfrutar el Día de la Independencia

El 9 de julio es una fecha trascendental en la historia argentina, ya que se conmemora la Declaración de Independencia de 1816, un hito que, junto con la semana de mayo, marcó el inicio de la emancipación del país del dominio colonial. Este día no solo representa la soberanía nacional y la identidad argentina, sino también una celebración de la diversidad cultural. El festejo se caracteriza por la realización de platos tradicionales que definen a la cocina local.

Las recetas típicas argentinas son un testimonio de la rica herencia culinaria. Desde el célebre locro, hasta las exquisitas empanadas rellenas de carne jugosa o el inconfundible dulce de leche que endulza postres como alfajores, cada plato evidencia el arraigo a la tierra y sus sabores únicos.

Locro argentino tradicional

El locro es un guiso emblemático argentino, especialmente valorado durante las celebraciones patrias como el 9 de julio. Este plato tiene sus raíces en las culturas precolombinas y combina ingredientes autóctonos como maíz, zapallo y porotos con influencias culinarias españolas.

No solo es nutritivo, sino que también representa una tradición que une a las familias y comunidades en los días fríos de invierno. La preparación del locro es casi ritual, ya que se añade cada ingrediente con cuidado y se los cocina a fuego lento para que desarrollen todo su sabor.

Para preparar el locro, se seleccionan ingredientes como maíz blanco, porotos, zapallo y diversas carnes, incluyendo panceta, chorizo colorado y carne de res. Se cocinan lentamente, permitiendo que los sabores se mezclen en un guiso robusto. La preparación requiere aproximadamente 3 horas, sin contar las 12 horas en las que se debe dejar remojar el maíz y los porotos la noche anterior.

Empanadas de humita

Las empanadas de humita son una exquisitez que combina el sabor dulce del maíz con la cremosidad de la salsa bechamel y un toque preciso de especias. Es muy popular en el norte de Argentina, donde el maíz es esencial en la gastronomía local. Son perfectas para ocasiones como reuniones familiares, fiestas y como entrada en muchos restaurantes, ya que son una comida rápida y sabrosa.

La humita, con raíces en la tradición andina, se prepara con choclo fresco y una mezcla de otros ingredientes. Para hacer las empanadas, se empieza preparando el relleno cremoso de choclo, cebolla y pimientos. Luego se envuelve en discos de masa, que pueden comprarse listos o hacerse en casa. La receta lleva aproximadamente 1 hora y 15 minutos, incluyendo el tiempo de preparación, cocción y armado.

Empanadas de carne

Este clásico de la cocina argentina es conocido por su masa crujiente que envuelve un relleno jugoso y sabroso. La mezcla de carne picada con especias varía según la región y la tradición familiar. Son infaltables en reuniones, fiestas y celebraciones patrias, ya que son un elemento esencial en la mesa de los argentinos. La calidad de los ingredientes y la preparación son claves para lograr unas buenas empanadas. Debido a la versatilidad de la receta, es común añadir huevo duro o aceitunas al relleno para crear una combinación de texturas y sabores única.

Para preparar empanadas se utiliza carne picada, que se cocina con cebolla y especias hasta estar bien sazonada. Luego, se rellenan discos de masa comprados o caseros y se hornean hasta que estén dorados y crujientes. El tiempo total de preparación es de aproximadamente una hora, incluyendo 15 minutos para preparar los ingredientes, 20 minutos para cocinar el relleno, 10 minutos para rellenar y sellar las empanadas, y 15 minutos para hornearlas. Se sirven calientes, acompañadas de una salsa o solas.

Tamales

La historia de los tamales comenzó en las antiguas civilizaciones mesoamericanas, donde se preparaban para ceremonias religiosas y celebraciones. Hoy en día, siguen siendo un plato festivo y su consumo se extendió por toda América Latina. Son una comida muy versátil que permite una amplia variedad de rellenos que incluyen carnes, vegetales y hasta frutas.

Aunque la elaboración de tamales puede parecer compleja, existen variaciones de la receta tradicional que permiten ahorrar algo de tiempo. La masa de maíz casera, las hojas de maíz y las salsas sustanciosas son las protagonistas de este plato, además de un relleno elaborado con una combinación deliciosa de ingredientes.

Mazamorra criolla

En la mesa del 9 de julio no puede faltar este postre tradicional argentino. Tiene raíces en la época colonial y se elabora con maíz blanco y azúcar o miel para endulzar. Era una comida favorita de gauchos y trabajadores rurales por su simplicidad y valor nutritivo. Actualmente continúa siendo un símbolo de la cultura y gastronomía argentina, especialmente en las festividades patrias.

La preparación de la mazamorra es un reflejo de la historia culinaria del país. Se debe cocinar el maíz a fuego lento hasta obtener una textura suave y cremosa. Además de ser delicioso, es una excelente fuente de energía, ideal para quienes realizan actividades físicas. Puede servirse caliente o fría, lo que significa que se puede disfrutar en cualquier época del año. Acompañarla con canela o ralladura de limón es ideal para agregarle una dimensión gustativa extra a su sabor.

Alfajores de maicena

Los alfajores de maicena son un dulce icónico, sinónimo de reuniones familiares y meriendas. Comprende una textura delicada y dulce de leche que se encuentra entre dos galletas espolvoreadas con coco que hacen de cada bocado una verdadera delicia. En Argentina, estos alfajores se convirtieron en un postre representativo de la gastronomía local. La combinación de maicena con harina es clave para lograr su inigualable suavidad.

La receta de alfajores de maicena es ideal para quienes buscan un postre clásico y delicioso. Se destacan por su masa tierna y frágil, que se deshace en la boca, lo que contrasta a la perfección con la textura cremosa del dulce de leche. Aunque la preparación es simple, requiere precisión para conseguir la consistencia que los distingue.

Pastelitos de membrillo y batata

El postre frito argentino, común en las meriendas, tiene una historia incierta, pero uno de sus posibles comienzos se remonta al siglo XVII cuando las mujeres lo vendían en las calles. Inicialmente, los pastelitos se rellenaban con membrillo, y luego se sumaron el dulce de batata y el dulce de leche. La receta moderna permite diversas opciones de relleno, aunque la masa hojaldrada es el elemento común.

La elaboración de una masa de hojaldre simplificada puede reducir el tiempo de preparación a aproximadamente una hora. Los ingredientes incluyen harina, manteca, agua, sal y jugo de limón para la masa, y manteca o margarina y almidón de maíz para hojaldrar. El relleno puede ser de dulce de membrillo o batata. Se fríen en dos etapas: primero a fuego medio y luego a alta temperatura para lograr la crocantez característica de los pastelitos. Finalmente, se pasan por papel absorbente y se pintan con almíbar. Se pueden servir decorados con granas.

Tortas fritas criollas

Las tortas fritas son una preparación tradicional en América Latina, especialmente en Uruguay y Argentina, con raíces en la época colonial. Este plato, hecho de harina, grasa y agua, surgió como una solución económica y fácil de preparar al aire libre, ideal para los gauchos que necesitaban energía durante largas jornadas de trabajo.

Reconocidas por su sencillez y versatilidad, las tortas fritas se pueden disfrutar en cualquier momento del día, desde el desayuno hasta la cena, generalmente acompañadas de bebidas calientes como el té, el café o el mate. Se pueden servir simples, espolvoreadas con azúcar, o con rellenos como dulce de leche, y también pueden acompañar platos principales o comidas con proteínas, como quesos o fiambres.

Fuente: INFOBAE

Los comentarios publicados en canalsiete.com.ar podrán ser reproducidos total o parcialmente en la pantalla de TV, como así también las imágenes de sus autores.