Weather data of this location not found.
lunes 28 de noviembre
Escuela de Yoga

Secta del horror: las escuchas completas que involucran a Plácido Domingo

La Justicia tiene a disposición audios que conectan al cantante español con la organización "Escuela de Yoga de Buenos Aires" que operaba en Villa Crespo.

En Telenoche compartieron un audio entre el líder de la secta del horror, Juan Percowicz, de 84 años, y una de sus colaboradoras conocida como “Mendy”, quien confirma que se encontraría con el cantante español, Plácido Domingo.

“Plácido dijo que podía venir a visitarnos. Es decir, que va a venir a visitarme. Porque él va a casa en New York y lo recordó ayer”, manifestó la mujer.

LA SECTA DEL HORROR I Los audios que involucran a Plácido Domingo

De esta manera, ella le consultó a este hombre si era posible pactar el encuentro con el artista en el Museo, ubicado en un edificio de avenida Corrientes al 4457, donde hay un departamento acondicionado como privado.

Lejos de oponerse, Percowicz le dio el visto bueno. No mucho más tarde, la mujer expresó entre risas: “Tendré que sacrificarme una vez más, tengo mucha vocación de servicio”.

Quién es Juan Percowicz, el líder de la Secta del horror
Juan Percowicz encabezó la organización que estuvo activa durante, al menos, tres décadas y se hacía llamar “El Ángel”.

En otro de los audios que hoy, la Justicia tiene en su poder se puede escuchar como la mujer reconoció la influencia y responsabilidad de Percowicz para obtener grandes sumas de dinero motivo por el que está comprometido en la causa que tiene a cargo el juez federal Ariel Lijo.

“Éramos todos mucho más pobres que ahora. Yo tenía dos pesos en la cartera cuando te conocí”, se la oyó decirle a “El Ángel”.

Acto seguido, la mujer remarcó: “Ha habido una o dos personas que tenían plata, pero los demás éramos todos muy pobres. A todos nos diste un bienestar que nunca hubiéramos logrado sin vos”.

“No, no, seguro que no. Los que me siguieron todos ganaron”, le respondió Percowicz. Pese a que “El Ángel” intentó mantener el mayor silencio posible, la colaboradora continuó: “Todos ganamos, porque realmente nosotros vivimos como gente rica”.

“Todos los que estábamos en ‘Beis’, cerca tuyo, realmente vivimos como gente rica”, insistió ella para luego detallar: “Viajamos, tenemos nuestros autos, casa, ropa, equipos electrónicos”. “Como si fuésemos millonarios. Todos somos millonarios, es así”, cerró la mujer.

El tétrico funcionamiento de la Secta del horror

De acuerdo a los investigadores de la causa, Juan Percowicz era el creador y líder de la secta aunque bajo sus órdenes había, por lo menos, otras 18 personas que lo secundaban y que tenían a su cargo los distintos “emprendimientos”.

La organización  en cuestión se basaba en tres grandes ejes para conseguir ingresos. Uno era el sector de salud e incluía el funcionamiento de una clínica en el que se prometía la “sanación” de adicciones a través de internaciones y  suministro de psicofármacos.

El segundo eje era un pago mensual de los “alumnos” para ser parte de la organización, cuyo valor iniciaba en USD 200 y que podía llegar hasta la suma de USD 10.000.

Además, a los “alumnos” se les apropiaban sus bienes y se los colocaba a disposición de la organización, haciéndolos firmar, en algunos casos, testamentos a favor de sus miembros.

Finalmente, el tercer eje y una de las principales fuentes de financiamiento, era la explotación sexual de alguna de sus “alumnas”, que en la jerga de la organización denominaban “geishado VIP” o “palomear”.

Para ello, Juan Percowicz las obligaba a “mantener encuentros sexuales con personas de elevado poder económico para obtener dinero, protección y/o influencias” ya que su objetivo era captar a empresarios o personas de poder para “obtener grandes sumas de dinero para la organización”.

LOS SECRETOS DEL EDIFICIO DEL HORROR: Los encuentros sexu@les se grababan

Fuente: Eltrece

Participá de nuestra comunidad
Todavía no leíste
Últimas noticias

Los comentarios publicados en canalsiete.com.ar podrán ser reproducidos total o parcialmente en la pantalla de TV, como así también las imágenes de sus autores.