Sexo en cuarentena: dicen que la masturbación estimula el sistema inmunitario

La recomendación de especialistas europeos y norteamericanos parece indicar que hay que soltar estos teclados, liberar las manos sin llevarlas a la cara, para evitar contagios, y ponerse a indagar sobre el autoplacer. El aumento de las visitas a sitios pornográficos, las ventas de juguetes sexuales y las prácticas onanistas son fenómenos que se observan entre los principales cambios de hábitos que provoca la cuarentena por el coronavirus.

El COVID-19 no es una enfermedad de transmisión sexual, pero el virus está presente en las gotículas respiratorias humanas y se transmite por contacto directo de persona a persona, por lo tanto, “el coito favorece el contagio del virus si una de las personas está infectada”. Lo dice una de las pocas guías oficiales de la Unión Europea que habla de sexo, publicada por el Ministerio de Salud de Luxemburgo.

Las autoridades sanitarias mundiales no llegan a pronunciarse sobre pautas seguras para mantener relaciones sexuales debido a que cada día se descubren nuevas características del COVID-19. Sin embargo, todos las cuestiones conocidas con respecto al virus invitan a la precaución.

El Gobierno de Nueva York durante los procedimientos de preparación a la población para las medidas de distanciamiento social sugirió a los neoyorquinos tres reglas básicas para el sexo en tiempo de coronavirus:

1- No mantener encuentros sexuales con alguien que no conozcas, no lo hagas con quien esté contagiado y, si vas a practicar sexo, que sea con una pareja estable con la que convives. Ah, y resaltaron: “Tu mejor amante en estos momentos eres tú mismo”.

2- “El onanismo, como cualquier tipo de actividad sexual, estimula el sistema inmunitario porque libera dopamina y modula serotonina”, explica la médica sexóloga Francisca Molero.

3- “Esto activa los circuitos de recompensa, lo que provoca un clima neuroendocrino a nivel cerebral que, además, nos lleva a ver las cosas de manera más positiva“, agrega la presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología y del Instituto Iberoamericano de Sexología.

Sumado a esto, un estudio realizado en la Universidad Clínica de Essen (en el que solo se analizó a hombres) demostró que la masturbación aumenta también el número de leucocitos, clave en la fortaleza del sistema inmune.

Ya sea por aburrimiento, por deseo o en un intento por mejorar las defensas, los humanos confinados parecen abrazar las bondades del autoplacer. Y gracias a Womanizer, una compañía dedicada a la creación y distribución de productos sexuales, se puede cuantificar esta tendencia.

En los últimos meses, se registró un aumento de más del 50 por ciento en las ventas de juguetes sexuales en comparación con los pronósticos originales, porcentaje que llega al 60 por ciento en el caso de Italia y al 135 en Canadá.

El primer lugar lo ocupa un vibrador inalámbrico de doce velocidades que, aunque su fabricante lo define como juguete de uso femenino, parece convencer también a los hombres. “Muy top”, “¡recomendable!”, “divertido y suave” y “es una maravilla”, fueron algunas de las opiniones de los usuarios teniendo en cuenta solo al mes de marzo.

Si hablamos de juguetes eróticos de alta gama, una firma especializada en gadgets eróticos de lujo, registró un 30 por ciento más de ventas en España en el último mes de marzo. ¿Su bestseller? Un estimulador de clítoris que no necesita entrar en contacto con el cuerpo, ya que emite ondas sónicas.

La desinformación y las fake news llegan también a los usuarios de este tipo de dispositivos, sobre todo en lo que se refiere a su cuidado y mantenimiento. Nada de lavarlos con productos fuertes y específicos de limpieza u otros desinfectantes abrasivos que no solo estropearan la superficie del producto, sino que además pueden suponer un riesgo para quienes los usan.

La higiene de estos productos, siempre imperativa, debe seguir ejecutándose solo con jabón y agua caliente. Según la guía viral sobre coronavirus distribuida por el ayuntamiento de Nueva York, antes y después de la masturbación es necesario lavarse las manos y los juguetes durante 20 segundos.

Pero el coronavirus no está favoreciendo por igual a todos los miembros de esta industria. De hecho, en Estados Unidos y Reino Unido se desplomó la venta de sexdolls o muñecas anatómicamente realistas, algo que los responsables de las compañías afectadas apuntan al miedo de la población a contagiarse de coronavirus, especialmente, porque la mayoría de estas muñecas se fabricaron en China, país donde se registraron los primeros casos.

Por este motivo, las empresas están recurriendo a campañas un tanto heterodoxas, como el posteo de Instagram en el que la firma Real Doll asegura a sus usuarios que la silicona con la que están realizadas sus sexdolls es “naturalmente antibacteriana”.

 

+ sobre este tema


Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp