un crimen sin resolver

Una mujer violada y estrangulada y siete años de impunidad: el misterioso crimen de Andrea Castana

El cuerpo de la joven, de 36 años, apareció en un cerro de Villa Carlos Paz, a donde había ido a pasear, en marzo de 2015. Cerca del lugar, encontraron otro cadáver de un caso mal investigado meses antes del femicidio. “Lugares Malditos”, un trabajo para Telenoche.

Andrea Castana dejó a sus hijos de seis y ocho años en el colegio y caminó hasta el pie del Cerro de la Cruz. Andrea tenía 36 años; conocía perfectamente la zona, un paseo que, aunque demandante, estaba acostumbrada a realizar. Iba a subir con un amigo que a último momento no pudo concurrir. Era el miércoles 11 de marzo de 2015.

La entrada al Cerro de la Cruz, en Villa Carlos Paz, es un lugar bullicioso por momentos. Se reúnen micros con estudiantes que bajan alegres y gritones para comenzar su recorrida por algunos de los lugares más bonitos de Villa Carlos Paz. El cerro no es para ellos. Escarpado, difícil, rocoso, áspero, irregular, abrupto, se animan los aficionados al trekking y los expertos del lugar, que coronan el esfuerzo con el placer de una exhuberante vista de Villa Carlos Paz desde la cima, donde se alza, además, una gran cruz. Para los aficionados, la recomendación es ir con un guía que instruye sobre la flora y la fauna autóctona, y comenzar a subir con cuidado, incluso ayudados por un cayado, luego de superar a los secos y desafiantes empleados municipales instalados al empezar la subida, que es gratuita.

El sendero que se sigue reproduce las catorce estaciones del Vía Crucis. Una crucifixión es macabra. El cerro comenzó a serlo a poco de comenzar a subir, acechada, vigilada, finalmente agredida. Ella no bajó. Desapareció durante un angustioso período. Fue su lugar maldito.

Andrea fue violada y asesinada en 2015, en Villa Carlos Paz.
Andrea fue violada y asesinada en 2015, en Villa Carlos Paz.

Dos cadáveres en el Cerro de la Cruz

Hacía dos días que la buscaban en el cerro cuando el viernes 13 de marzo se produjo un descubrimiento sorprendente y desconcertante. Se halló un cadáver. ¿Era el de Andrea? No. Se trataba del fotógrafo Hernán Sánchez, de 32 años, que había desaparecido en diciembre de 2014. El fiscal que intervino en su caso fue el mismo que llevaba la causa por la desaparición de Andrea, Ricardo Mazzuchi, que se reveló poco y nada eficaz para un caso y para el otro. ¿Cómo es esto que buscando a una mujer desaparecida aparece el cadáver de un hombre en el mismo cerro? ¿Quién asesinó al fotógrafo Sánchez? ¿Es que acaso ese lugar es elegido para descartar cadáveres? Mazzuchi pareció un funcionario que no quería problemas. Diría luego que Sánchez se suicidó, en un criticado dictamen.

Pocas horas después de hallar los restos del fotógrafo, encontraron el cuerpo de Andrea. Había sido violada y estrangulada. Estaba en un lugar apartado del sendero, casi inaccesible, entre la maleza. Quien la dejó allí debió haber tenido una evidente fortaleza física, cargándola sobre un hombro y luego cambiándola al otro en medio de la espesura. O acaso no fue una sola persona… ¿Quién sube a un lugar turístico para asaltar de esa forma a una mujer? ¿Un conocido? Por lo menos alguien que conocía el lugar y que conocía los movimientos de Andrea. El cadáver apareció en la estación 9 del Via Crucis, que recuerda el sitio donde Cristo cayó por tercera vez, que representa el despojo, la humillación bajo la Cruz.

¿Hubo algo personal en el ataque a Andrea?

En la piedra, antes de entrar a la maleza donde estaba el cuerpo, había un manchón de sangre. A ella, la encontraron desnuda. Su vestimenta fue hallada en el fondo de una cisterna con agua ubicada cerca de la estación 3.

Ni la familia del fotógrafo Sánchez ni la de Andrea están conformes con la investigación del fiscal Mazzuchi. La razón, dijeron, es que no investigó y tampoco preservó las escenas de los crímenes. Por ejemplo, los que quedaron en “custodia” del lugar del hallazgo del cadáver de Andrea, destrozaron todo con el propósito de hacerse una choza para pasar la noche.

¿Por qué a la ropa de Andrea la escondieron en aquella cisterna tan alejada del lugar donde abandonaron el cuerpo? La fiscalía no tiene respuestas.

El exmarido de Andrea, Juan Manuel Lazzaroni, quedó detenido por el femicidio. Su arresto duró pocos días. Lazzaroni dijo que al momento del crimen estaba en su casa durmiendo.

Al día de hoy, no hay detenidos ni tampoco una pista firme. La fiscalía pensó en un sicario o en un ataque al voleo, situaciones tan rebuscadas como improbables. Este crimen ocurrió en 2015. Es posible que si mantienen estas ideas, los investigadores lleven el caso de la mano y silenciosamente hacia la impunidad, como hasta ahora.

Luis Castana, el padre de Andrea, piensa que las averiguaciones deben centrarse en el círculo más cercano de su hija. Acaso el extravío de la investigación quedó demostrado cuando seis años después del asesinato de Andrea, es decir en abril de 2021, la fiscalía ordenó que una comisión fuera al cerro “a buscar datos” que podrían ayudar a esclarecer el caso. Un eufemismo por “no hemos avanzado un centímetro”.

Fuente: TN

Participá de nuestra comunidad
Todavía no leíste
Techera
Techera
Últimas noticias

Los comentarios publicados en canalsiete.com.ar podrán ser reproducidos total o parcialmente en la pantalla de TV, como así también las imágenes de sus autores.