Una serie corrosiva, películas gratis y un enorme catálogo para leer (y escuchar) en casa

Un nuevo listado de actividades para aprovechar el tiempo durante la cuarentena. Cosas que nos dejan algo y nos ayudan a escaparle a la angustia o la ansiedad. Ideas para inspirarnos.

Curb your enthusiasm

Primero la mala noticia: justo en este tiempo de cuarentena nerviosa se despidió, con su capítulo final emitido el domingo 22, la décima temporada de Curb Your Enthusiasm. La buena es para los muchos que todavía no la vieron, y pueden regalarse diez dosis de cuarenta minutos del humor más corrosivo del año.

Ya lo conocen, Larry David, creador de la que para muchos fue la mejor sitcom de la historia (Seinfeld), es un señor (igualito a Carlos Bianchi) sin problemas, millonario, famoso y absolutamente insufrible. Con la neurosis de un Woody Allen en versión salvaje, la misantropía de un ejército de antisociales y una manía casi obsesiva por decir todo lo que le venga a la cabeza, salteándose los filtros de la corrección política sin miramientos.

La serie, con formato de falso documental autobiográfico, es un muestrario de su enojo con el mundo. Con un protagonista que irrita y nos molesta -a los otros personajes, a los espectadores- mientras va por Los Ángeles en una cruzada absurda contra, en buena medida, la estupidez humana. Lo suyo es provocar, así que no tiene empacho en calzarse una gorra de Make America Great Again, la de los seguidores de Trump, para experimentar cómo ahuyentar a la gente. Tampoco en pedirle a una cita que le vaya diciendo hasta dónde puede llegar sin que sea considerado acoso, en preguntarle a una pareja interracial de qué tono les gustaría que fuera la piel de su hijo por nacer, ni en ir a juicio con la empleada que lo acusa de abuso.

El #MeToo, los prejuicios racistas y de clase, la comunidad LGBT, la relación con las mujeres, todo cae bajo la trituradora de este señor desgarbado al que nada le importa. Sin filtro, y con un grupo de amigos extraordinario, uno de los cuales, de tan parecido, vive asegurando que no es Harvey Weinstein para que no lo linchen. No toda la temporada es igual de genial, hay capítulos menos inspirados. Pero el conjunto es otra pieza de humor muy ácido, apoyado en diálogos absurdos y situaciones insostenibles. Te vas a divertir mucho, y con un final a la altura de las circunstancias.

Cultura en casa

Todos los días renueva su programación la plataforma que puso en marcha el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para eso, llevar la cultura a casa. Hay teatro, que arrancó con Madre Coraje, Bertold Brecht en versión de Muscari, con Claudia Lapacó. Hay ópera en el Teatro Colón, que comenzó el domingo con Experiencia Turandot, el documental que muestra todo el armado de la ópera de Puccini, que puede verse al término. También hay visitas guiadas a grandes museos porteños, arrancando con el Moderno.

Hay cine: todos los días, a las 20, una película argentina distinta, comentada por sus realizadores en una charla virtual. Cuarentena de películas ofrece, hoy y mañana, Cordero de Dios e Infancia Clandestina, de Benjamín Ávila y con Natalia Oreiro. Se programaron en conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. La primera, de Lucía Cedrón, con Mercedes Morán y Jorge Marrale, es la historia de un veterinario que es secuestrado y su hija, que regresa de Francia, donde se exilió en los setenta, para negociar su liberación. La segunda es la historia de una familia de militantes montoneros durante la llamada contraofensiva.

Para acceder: buenosaires.gob.ar/culturaencasa

Leamos.com

La plataforma gratuita de lectura tiene un enorme catálogo disponible, ideal para estos días de cuarentena cuando hace falta darle un descanso a las series. Miles de libros, para leer y escuchar, gratis durante un mes. Hay bestsellers, novedades y una generosa oferta de clásicos.

Como las obras completas de Italo Calvino, una de las figuras más importantes de la literatura italiana: porqué no compartir con los chicos las aventuras y desventuras de Cósimo Piovasco, ¿se acuerdan? El barón rampante, novela corta o relato largo de 1957, que se difundió en español a finales de los ochenta, es la historia de un chico, en la Italia del siglo XVIII, que, para desafiar los mandatos de su familia, anuncia que se va a vivir a un árbol. Y que no bajará al suelo en toda su vida. Y así lo cumple.

Contada desde el punto de vista de su hermano menor, la historia llevará al personaje a desarrollarse y atravesar tramos importantes de la Historia con mayúsculas. A ser señalado como un líder a seguir, a tener encuentros románticos, sin bajar nunca de los árboles. La otra lectura, claro, es política y hasta moral. La del hombre decidido a proteger su libertad individual, a distancia de los dictados de las ideologías.

Para acceder: https://www.leamos.com/ar/

Fuente: tn.com.ar

+ sobre este tema

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp