En medio de la vereda de calle Las Heras al 100, colocaron un medidor. La vereda está obstruida y dificulta la circulación de los ciudadanos.

Los vecinos alertan que cada vez se ven más en la ciudad y esto perjudica, sobretodo,  a las personas ciegas.